Los Tarditti Tarulli fueron los primeros – “Pasamos lo peor sin saber que era covid”

“Desde que estamos juntos, superamos muchas batallas, ésta fue una más”, asegura una familia de Josefina ya recuperada, que cuenta su experiencia para generar conciencia sobre la importancia de cuidarse. “Nos encontramos con una Josefina solidaria y empática”, afirmaron.

Vivimos en un pueblo, acá no pasa nada”, se suele escuchar normalmente. Sin embargo, esos pueblos se conectan con ciudades a las que hay que viajar para comprar víveres, para hacer mandados, trámites, ir al banco o al médico.

La vecina localidad de Josefina, un pueblo chico, no está ajena a la pandemia de coronavirus y lleva registrados 6 casos, de los cuales algunos ya se recuperaron mientras que el resto está atravesando la enfermedad.

Claro que siempre la mirada se posa sobre los primeros y son sus nombres y apellidos los que trascienden. Este es el caso de Odone José Tarditti, su esposa Elena Tarulli y su hijo Santiago, quienes se contagiaron a pesar de haber extremado todos los cuidados.

Pero esta historia tiene una particularidad especial por Santiago, su hijo adoptado nacido en Ucrania, testimonio que este diario relató en 2017. Frente al panorama mundial y nacional de los estragos que provoca eta enfermedad, el niño sintió mucho temor y fue quien más pidió por la recuperación de sus papás. “Tenía miedo de quedarse solo otra vez más”, confesó Elena Tarulli, afirmando que esa situación fue el motor para que ella y su marido juntaran fuerza y se recuperaran.

La familia volvió a la normalidad el pasado miércoles 23 de septiembre luego de dos semanas de atravesar el coronavirus. “Estamos muy bien, sin síntomas. Recuperé el olfato y el gusto; mi marido e hijo nunca lo perdieron. A mí me costó retomar la actividad física ya que al principio me agitaba pero poco a poco estamos volviendo a ser nosotros”, dijo Elena.

 

De una gripe a coronavirus

No hay secuelas de coronavirus en los integrantes de la familia, pero ninguno olvida cómo fue el proceso. “Recuerdo que un domingo a las 6 de la mañana me despertó un terrible dolor de cuerpo y pensé que eran los típicos dolores de una gripe o quizás cansancio, ya que venía haciendo mucha actividad física. Eso me obligó a guardar reposo. Al día siguiente seguía igual. Nunca tuve fiebre, solo dolor de cuerpo y congestión. Dos días después, mi marido se despertó con fiebre y ese fue el síntoma que nos alertó y decidimos ir al hospital a hisoparnos”, contó la mujer.

Sin un diagnóstico certero siguieron los síntomas. “Mi marido tenía 38 grados de fiebre, tos y decaimiento. Ese mismo día, me di cuenta que perdí el olfato y el gusto. Luego Santi amaneció decaído y con fiebre leve. Gracias a Dios solo estuvo así dos días y luego volvió a la normalidad, con ganas de jugar y estaba alegre”, relató la mujer.

Tras haberse hisopado, a los cinco días llegaron los resultados y con la noticia: Elena y José eran positivos de Covid-19. “Una doctora nos dijo por teléfono que dimos positivo y no lo podíamos creer porque no había manera de contagiarnos. Nunca estuvimos con contactos estrechos, ni acudimos a fiestas o reuniones. Cuando íbamos a San Francisco, extremábamos los cuidados, el uso del barbijo, la distancia social y el alcohol en gel siempre a mano”, señaló la pareja.

“Lo primero que aparece en la cabeza de uno es un sinfín de preguntas, muchas de ellas sin respuestas, ya que te enfrentas a algo que de por sí es desconocido y desconcertante para los profesionales de la salud”, acotó Elena. 

“Lo anecdótico fue que cuando nos enteramos de los resultados ya no teníamos casi síntomas. Habíamos pasado lo peor sin saber que era covid”, puntualizó la mujer.

Los primeros del pueblo

Los Tarditti Tarulli fueron los primeros confirmados de coronavirus en Josefina. Hoy, son parte de los recuperados. “Mucha gente nos ayudó, desde la presidenta comunal (Jorgelina Sicardi) hasta muchos amigos, vecinos y conocidos que se pusieron a nuestra disposición brindándonos su apoyo y colaboración. Ellos nos hacían las compras de alimentos y necesidades básicas y las dejaban en la puerta de casa”, recordó José.

“Ser los primeros en Josefina fue preocupante al principio, por la posibilidad de haber contagiado a alguien. Hasta que no supimos los resultados de las personas posibles de ser contagiadas, no estuvimos tranquilos. Gracias a Dios dieron negativo”, explicaron.

La familia destacó el comportamiento de la comunidad tras conocerse su diagnóstico. “Los josefinenses fueron muy respetuosos con nosotros. Jamás nos sentimos señalados ni discriminados. Nos encontramos con una Josefina solidaria y empática”, dijeron.

 

Inmunes a la adversidad

En diciembre de 2017, este diario se hacía eco de una hermosa historia de amor. Los Tarditti Tarulli se convertían en padres de Santiago -Vasily- un niño que llegaba esa Navidad de Ucrania para cumplir el deseo de la pareja de formar una familia. “Ser padres para nosotros es un sueño hecho realidad. Esta Navidad, Dios nos regaló a Santiago”, expresaron emocionados en aquel entonces Elena y José.

El contagio de coronavirus fue otro de los desafíos que debieron pasar como familia. Esa situación conmovió al niño y a todos. “Santi estuvo con mucha fiebre. Si bien no lo hisoparon, hay muchas probabilidades que sí se haya contagiado. Cuando todo sucedió, nos invadió la tristeza y la impotencia, solo nos quedaba esperar que pase atendiendo a diario la sintomatología. A mí me partió el alma ver a Santi como estalló en llanto el día que nos comunicaron el resultado positivo. Hoy me pregunto: ¿qué habrá pasado por su cabecita? Tal vez tenía miedo de perder a sus papás una vez más. Cuando atravesamos la enfermedad me dijo: `se sintió feo mami´”.

Ya recuperados y de regreso a sus actividades, la familia aconseja a la comunidad a tomar conciencia porque nadie está exento de contraer este virus. “A cualquiera le puede pasar y sobre todo, a aquellas personas con patologías preexistentes y mayores, les pedimos que tomen el doble de recaudos. A nosotros no nos afectó tanto quizás porque somos personas relativamente sanas, pero algunos la pasan muy mal”, indicaron.

“El amor y la unión nos mantuvo inmunes ante cualquier adversidad. Desde que estamos juntos, superamos muchas batallas, ésta solo fue una más”, concluyeron.

 

Fuente: LaVozSanJusto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *