Sergio Massa: “Conmigo se termina la era K”, y otras frases de la época en la que se oponía al kirchnerismo

Desde que rompió su vínculo con Cristina en 2013, Sergio Massa intentó mantenerse alejado del kirchnerismo: tildaba a este partido de corrupto

Sergio Massa es hoy uno de los principales referentes del Gobierno dado que lidera la Cámara de Diputados, que anoche -en un clima de gran tensión- aprobó la continuidad del sistema telemático del cuerpo, sin límites en los proyectos a discutir, lo cual permite avanzar -entre otros temas- en la iniciativa de la reforma judicial, que para muchos opositores está armada para favorecer a Cristina Kirchner.

Sin embargo, pese a su postura actual alineada con el oficialismo, incluso en torno a estas cuestiones tan controversiales, Massa había prometido en 2015 que con él se ponía fin al kirchnerismo, partido del que quiso desprenderse desde 2013, cuando se opuso al proyecto de re-reelección con el que Cristina podía mantenerse por un tercer mandato al frente del Poder Ejecutivo. “Conmigo se termina la era K, por más violencia y chequera que quieran usar. Hoy el Frente Para Todos (FPV) significa fraude, prepotencia y violencia”.

Así fue durante años, hasta que en 2019 se unió al Frente de Todos para acompañar a la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, que ella misma diseñó.

Esto fue llamativo sobre todo considerando que, en los comicios anteriores, en las elecciones legislativas de 2017, Massa se había presentado como candidato a senador nacional junto a Margarita Stolbizer, por el frente 1 País. En ese entonces, él esperó la definición de Cristina Kiirchner para confirmar su propia postulación, así, que cuando se supo que ella competiría, él anunció su candidatura, alegando que lo hacía “para frenarla”.

“A los ansiosos: Massa va a esperar a que defina La Cámpora y su jefa Cristina y va a hacer lo que tenga que hacer para frenarla”, había escrito en aquel entonces Graciela Camaño, jefa de campaña del ahora presidente de la Cámara de Diputados.

En ese período, él criticaba el bipartidismo y la grieta argentina, y se presentaba como una alternativa distinta. “Esta es una elección cruzada por el concepto del amigo-enemigo para instalar la idea de que hay que elegir entre ajustadores o corruptos”, dijo Massa en plena campaña. Esos eran los términos con los que identificaba al macrismo y al kirchnerismo, respectivamente.

“En definitiva, la idea de la grieta tiene que ver, en el caso del kirchnerismo, con tapar la corrupción del pasado, que la tiene que explicar en los tribunales de Comodoro Py. Y en el caso del gobierno (de Mauricio Macri) es tapar el fracaso del presente”, había dicho en diálogo con Radio Rivadavia. En otra entrevista, en este caso para A24, sentenció: “Cristina [Kirchner] necesita ser candidata porque necesita fueros y encontrar un paraguas que la proteja de la acción de la Justicia”.

Su estrategia era clara: ni con Macri ni con Cristina. De hecho, el 20 de octubre de 2017 le escribió una carta abierta a los dos.“La soberbia no es buena consejera, yo lo comprobé cuando evité su intento de eternizarse, y todavía lo estoy aprendiendo”, decía en esa carta que publicó en sus redes, en una clara alusión a Cristina Kirchner y a la polémica que se generó por su posible re-reelección, iniciativa que quedó trunca, en gran parte por Massa.

“Yo les recuerdo a muchos que la idea de la re-reelección se terminó cuando nosotros ganamos las PASO”, había dicho Massa en 2013, cuando durante la campaña legislativa de ese año, en la que fue candidato a diputado, visitó el programa de Mirtha Legrand. Allí advirtió que si el Frente Renovador no sacaba una amplia diferencia en aquellas elecciones el kirchnerismo podría “desempolvar la idea de la re-reelección”.

Hoy la realidad es otra, y él encabeza la Cámara de Diputados como parte de un Gobierno en donde Cristina Kirchner es la vicepresidenta.

 

Fuente: LN+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *