SeNAF y Arcor generan espacios laborales para jóvenes

Cerca de 20 jóvenes visitaron la planta distribuidora de la firma Arcor. La actividad fue parte del cierre de año del Taller de Herramientas Sociolaborales que impulsa la Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia.

Adolescentes de las Residencias y las Casas Autónomas de SeNAF que asisten al taller de herramientas sociolaborales, visitaron el lunes la planta distribuidora de Arcor, como parte de las actividades de cierre de año de este programa.

En la recorrida pudieron conocer el funcionamiento de la empresa, las normas de trabajo, seguridad, higiene y convivencia. Un aspecto fundamental que se trabaja en el taller como la resolución de conflictos, el buen trato y la importancia de la buena comunicación en los ámbitos laborales.

David, uno de los jóvenes egresado de la Casa Autónoma, trabaja en la empresa desde hace un año. Hoy le tocó ser anfitrión, va y viene por la oficina de ventas, está inquieto y con ganas de hablar. “Lo que me quedó guardado fue que acá también tuve otra oportunidad. Hubo tres días en que falté por problemas personales y cuando volví José me supo escuchar, me preguntó si quería hablar para contar lo que me pasaba”. 

José Parola es el director de la Distribuidora oficial de Arcor. Una de las tantas empresas vinculadas con el programa de formación sociolaboral que articula SeNAF. “Es un gusto poder recibir a estos chicos, uno empatiza con su vida y las dificultades que le han tocado, por eso uno trata de transmitirles un mensaje positivo”. 

David se incorporó hace un año y luego de las instancias evaluativas quedó incorporado a la empresa. “La experiencia con David fue muy exitosa, en la segunda mitad del año mejoró en todos los indicadores, a tal punto que se tomó la decisión de efectivizarlo”, señaló Parola.

El taller consta de tres etapas. Una primera parte de capacitación, una segunda de inserción laboral para vincularse con programas de empleo, como por ejemplo el Plan Primer Paso y una tercer etapa, donde se realiza el seguimiento y el fortalecimiento tanto con los jóvenes como con las distintas empresas. “Esta última etapa la consideramos la más importante, es una instancia donde vemos las fallas y podemos hacer las correcciones necesarias”, resalta Laura Bringas, coordinadora del área sociolaboral de los Centros de Cuidados Residenciales y Casas de Pre-egreso.

“Es muy complejo que los chicos queden efectivos. Hay un montón de cuestiones que fortalecer. Pero este caso como el de David nos indica que la capacitación, el taller y el seguimiento sirven y aportan”, comentó Laura.

El próximo martes 12 de noviembre, a las 11, en el Museo de las Mujeres (Rivera Indarte 55), los y las jóvenes recibirán los certificados de finalización del curso y se hará un reconocimiento a las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *