«Romper el silencio para cambiar la suerte de la infancia»

  • Lo afirmó Sebastián Cuattromo, cofundador de «Adultos por los Derechos de la Infancia», en la primera charla del Ciclo de Conferencias sobre Abuso Sexual en las Infancias.
  • También expuso Jorge Volnovich, psicoanalista de niñas, niños y adolescentes.
  • El ciclo forma parte del eje de capacitación del programa provincial de Prevención de Abuso Sexual en las Infancias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Con una convocatoria que superó la expectativas, el miércoles se realizó el primer encuentro virtual del ciclo de Conferencias sobre Abuso Sexual en las Infancias, en el marco del programa provincial de Prevención de esta problemática, que desarrolla la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) de manera intersectorial desde el 2019.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julián López, acompañado por el secretario de Senaf, José Piñero, inauguró estas jornadas y dio la bienvenida a los equipos de trabajos, los expositores y las 1.200 personas que siguieron las palabras del cofundador de la fundación “Los y las adultos por los Derechos de la Infancia”, Sebastián Cuattromo, y al psicoanalista de niñas, niños y adolescentes, Jorge Volnovich.

“El Abuso Sexual en las Infancias (ASI) es quizás uno de los delitos más invisibilizados”, señaló López.  «Trabajar por la prevención requiere un abordaje integral de todos los actores que forman parte del desarrollo integral de niñas, niños y adolescentes: la familia, la escuela, los referentes comunitarios, y también los organismos estatales encargados de velar por el cumplimiento de la normativa que ampara los derechos de la niñezEste ciclo de conferencias trata de concientizar y sensibilizar a la población para romper lo que parece ser un tabú y poner en el eje de discusión la prevención tan necesaria de este delito tan tremendo y horroroso”, explicó el ministro.

Audio: Julián López, ministro de Justicia y Derechos Humanos

Cuattromo, quien se define como un sobreviviente adulto al delito de abuso sexual en la infancia, fue el primero en compartir su testimonio personal, y la experiencia de la fundación que co creó en 2012, integrada por adultos víctimas de este delito durante su infancia, y por adultos que en el presente acompañan y defienden a niñas, niños y adolescentes que padecieron abuso sexual.

En su testimonio, apuntó a mostrar la importancia de “romper el silencio para cambiar la suerte de la Infancia”, destacando la incidencia de los contextos familiares y sociales para ello.

“Sabemos que niñas, niños y adolescentes son absolutamente vulnerables ante el poder que tenemos los adultos con respecto a ellas y ellos, pero también hemos aprendido a ver en nuestras historias, las situaciones de particular vulnerabilidad en la que nos encontrábamos en los momentos en que fuimos víctimas de esta injusticia”, dijo Cuattromo.

“Un hogar caótico atravesado por tanta violencia y diferentes tipos de abuso de poder fueron condiciones de vulnerabilidad ante el accionar de nuestro perpetrador”, describió Cuattromo.

La fundación trabaja difundiendo esta problemática en medios de comunicación, en diferentes espacios públicos y privados, para sensibilizar críticamente a la sociedad, y apelar a la acción del Estado como garante de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

“Tenemos la convicción de que si esa ley de Educación Sexual (ESI) se hiciera realidad en todo el país, niñas, niños y adolescentes, siendo sujetos de derechos al interior de las escuelas, podrían sentir que tienen contextos y ámbitos para poder expresar y compartir sus emociones, para sentir que tienen adultos a quienes recurrir, y ni que hablar si los y las docentes están capacitados en torno a ASI, para saber y escuchar lo que chicas y chicos a veces manifiestan sin palabras”, señaló.

Por su parte, Jorge Volnovich, quien además de ser psicoanalista de niñas, niños y adolescentes víctimas de abuso sexual se considera a sí mismo un profesional que trabaja con las chicas y chicos en la relación con los servicios zonales, las defensorías y el sistema judicial, reflexionó sobre “El abuso sexual en la Infancia en tiempos de pandemia”.

“Las tareas de sensibilización y detección de ASI se han vuelto nuevamente invisibles, cuando el aislamiento y el distanciamiento social endogámico favorecen la falta de represión de las pulsiones incestuosas. Justo cuando más necesarias serían, menos posibilidades tenemos”, afirmó el especialista.

“Las maestras, los vecinos, los familiares, los pediatras, no pueden llegar a los chicos”, explicó. “Existen un montón de límites pero debemos tener la creatividad para que sean escuchadas las voces de las víctimas”, apeló Volnovich. “Si las señales de alarma han cesado nosotros tenemos que recrearlas”, dijo. Señaló que «hay un montón de materiales en distintos formatos que se pueden compartir con los alumnos y alumnas” y las líneas de ayuda como la 144 también pueden servir para indagar indicadores en los niñas y niños que puedan ser síntomas de abuso sexual en las infancias, ejemplificó. “Lo peor que podemos hacer es esperar que la pandemia pase. Somos nosotros los que tenemos que ir por ellos, y no dejar que cada hogar haga su juego”, sostuvo.

Coincidió con Cuattromo que la lucha por los derechos de género también incide en la represión de conductas incestuosas, en el marco de una sociedad patriarcal donde los hombres son los principales ofensores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *