Qué está haciendo la Iglesia en Argentina para aumentar la prevención de casos de abusos

13/11/2019 – En ningún ámbito deberían registrarse abusos, pero menos aún en ámbitos de la Iglesia. Pero lamentablemente, sabemos que esto pasó y que muchas veces no se supo cómo actuar.

Para que esto no vuelva a ocurrir es necesario la formación y la información  que es lo que viene impulsando el Papa Francisco, que ha tomado medidas que nunca antes se habían tomado y que convocó a una reunión a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo, y a los superiores de las congregaciones, para modificar los aspectos que en el pasado han favorecido los abusos y sus ocultamientos.

En el marco de todos los cambios que se vienen impulsando, el pasado 5 de noviembre, los obispos de la Argentina, reunidos en Asamblea Plenaria, dedicaron todo ese día a escuchar, dialogar e intercambiar información sobre la prevención de los abusos a menores y personas vulnerables en la Iglesia.

Del encuentro participó el padre Hans Zollner, un jesuita alemán, psicólogo y teólogo, que trabaja codo a codo con el Papa para mejorar todo lo que se pueda la prevención.

Monseñor Sergio Buenanueva, obispo de San Francisco, e integrante de la comisión episcopal que está trabajando fuertemente en la aplicación de nuevas medidas, dialogó con Radio María Argentina y compartió las novedades que surgieron de esta reunión y de un curso de formación que ha completado recientemente en México.

Monseñor Buenanueva compartió que,  “el padre Zollner profundizó en lo que siente la persona abusada por lo que es necesario generar un clima de confianza para que las personas puedan hablar. El abuso también lesiona la relación de la víctima con Dios y eso es muy grave”. 

El prelado aseguró que “romper el silencio es lo primero y lo fundamental que hay que hacer respecto de los abusos, tratando de apuntalar la cultura del cuidado”.

Al hacer referencia a la situación del abusador, Monseñor Buenanueva aseguró que, “el sacerdote que ha cometido un abuso tiene que ser sancionado. La sanción que puede recibir es la dimisión del estado clerical. Esto es un delito tanto a nivel penal como canónico”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *