Polo de la Mujer: más espacios para la atención integral de las víctimas

Se han añadido nuevas instalaciones para las víctimas de violencia sexual, sabiendo que la mayoría de ellas son mujeres y un porcentaje importante niñas y niños cuyo agresor forma parte de su entorno afectivo. Las mujeres allí son capaces de ponerse en situación de emprendedoras y generar su propio empleo.

A sólo tres años y medio de su inauguración, el Polo de la Mujer acaba de incorporar nuevas instalaciones para atender a víctimas de la violencia sexual en un espacio íntimo, confortable y cuidado donde pueda recibir atención integral y multidisciplinaria, y donde se pongan a su disposición todos los servicios.

“El Estado inaugura este espacio reconociendo esta demanda social, entendiendo que la víctima no sólo debe ser atendida en un espacio confortable sino con profesionales que estén preparados para recibirla y hacerle un acompañamiento”, sostuvo la secretaria de Lucha contra la Violencia a la Mujer y Trata de Personas, Claudia Martínez.

El gobernador Juan Schiaretti habilitó las flamantes dependencias en el segundo y el tercer piso, cuyo diseño responde a necesidades de las víctimas de delitos sexuales. “Esta parte que estamos inaugurando tiene que ver con esas víctimas que por ahí son invisibles, que transitan por temas muy dolorosos de los que nos cuesta hablar”, manifestó Martínez.

El Polo ha sido acondicionado para que las mujeres sean capaces de ponerse en situación de emprendedoras y generar su propio empleo. El propósito es que accedan a herramientas útiles que les permitan ganarse la vida, una cuestión de fundamental importancia que no sólo tiene implicancias económicas sino que permite la recuperación de la autoestima y colabora con la reinserción social. Hay ahora dependencias acondicionadas para funcionar como talleres en los que las mujeres pueden trabajar juntas en diversas actividades. Para ello ya se han dispuesto máquinas de coser, hilados y computadoras en el sector de coworking.

Claudia Martínez recordó a continuación que la mayoría de los casos de abuso sexual se dan en el ámbito intrafamiliar y un porcentaje elevado son mujeres; de ellas más del 60 por ciento son niñas y los victimarios son del entorno cercano.

“Es complejo, es duro y es doloroso –enfatizó – y por eso hemos tomado la decisión política de hacer más eficientes todos los recursos pensando en que la víctima no tenga que recorrer un montón de lugares para recibir la asistencia”. Además dijo que se han adoptado los recaudos imprescindibles para evitar la revictimización, lo que implica un entorno amable y protegido y la posibilidad de recibir la atención completa en un área que concentra todos los servicios.

Entre las reformas que se habilitaron recietemente  figura, en el primer piso, el ingreso diferenciado para varones, a fin de que no tengan ningún tipo de contactos con las víctimas, para que las mujeres, los niños y las niñas se sientan absolutamente protegidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *