Otro asesino al volante

Una vez más un asesino al volante, en este caso, Eugenio Veppo, destruyó vidas y familias en un siniestro extremadamente grave, no solo por la muerte y gravísimas lesiones causadas, sino porque además agravia y ataca a toda la sociedad, dado que las víctimas estaban trabajando para detectar precisamente a presuntos asesinos al volante, como Veppo resultó ser.

De acuerdo al video difundido públicamente y sin perjuicio de lo que las pericias confirmen, su desprecio total por la vida se manifiesta de forma evidente en:

  • Exceso notable de velocidad (100 km/h o más).
  • Presunción de haberse encontrado altamente alcoholizado y/o bajo efectos de drogas ilegales, por su descontrol al volante y por haberse presentado 14 horas después a las autoridades, comportamiento típico de quien quiere que su cuerpo metabolice y elimine la presencia de alcohol y drogas.
  • Parece sobrepasar a otro vehículo por la derecha.
  • Abandona a las víctimas y huye.
  • Homicidios como este se cometen diariamente a lo largo y ancho del país.

  • Es hora que todos digamos: ¡BASTA!

    Resulta cada vez más urgente e imprescindible:

    • Multiplicación de controles eficaces y sanciones efectivas en calles y rutas.
    • Legislar los Delitos contra la Seguridad Vial (ver propuesta de LxV), en particular el de la conducción con exceso notable de velocidad o de alcohol, antes de que otros potenciales homicidas del tránsito, como éste, lleguen a matar. Después es tarde.
    • Que los jueces apliquen las máximas penas que prevé nuestro Código Penal para casos como éste.

Luchemos por la Vida Asociación Civil.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *