La Economía Popular trabaja para terminar Viviendas Semillas

  • A través de la articulación con el Ministerio de Promoción del Empleo y de la Economía Familiar, trabajadores y trabajadoras participan del programa de solución habitacional.
  • Actualmente, hay 196 personas de la economía popular abocadas al programa que realizan 3 jornadas de 8 horas por semana.
  • Se trabaja en obras en Córdoba Capital, Alta Gracia y Río Cuarto, y se estima terminar un total de, mínimamente, 85 Viviendas Semillas en agosto.

A través del trabajo conjunto con la Subsecretaría de Economía Familiar, trabajadores y trabajadoras de la Economía Popular se encuentran finalizando hogares correspondientes al programa Vivienda Semilla.

Actualmente, son 196 los trabajadores y las trabajadoras activas de la economía popular que están abocadas a la construcción de las casas. De esa totalidad de trabajadores y trabajadoras se incorporaron 139 en febrero y marzo, y hubo 57 incorporaciones en abril. El programa se desarrolla desde febrero y seguirá hasta julio.

La inclusión de los/as trabajadores/as a las cuadrillas de construcción permite fortalecer en gran medida los ingresos de las familias pertenecientes a la economía popular, además de aportar experiencia laboral que le permita ampliar posibilidades de trabajo en el futuro. En paralelo, para las familias beneficiarias del Vivienda Semilla esta iniciativa significa la posibilidad de terminar rápidamente su vivienda propia.

Al respecto, la subsecretaria de Promoción de la Economía Familiar, Rosalía Cáceres a cargo de la articulación de los programas, explica que es “fundamental fortalecer este sector porque estamos convencidos y convencidas de que hay que pasar de lo que son los subsidios y los programas sociales, al trabajo.

Los diferentes equipos de trabajo se organizan laboralmente 3 días a la semana (Lunes, Martes y Miércoles) en una jornada de 8 horas diarias. Las localidades incluidas en el programa donde actualmente se está trabajando son Alta Gracia, Río Cuarto y Córdoba capital, con un total de 10 equipos de trabajo.

Se estima que a través de la articulación se terminen entre 15 y 18 casas finalizadas en el interior, entre Alta Gracia y Río Cuarto. En tanto que en Córdoba capital se espera tener entre 70 a 90 casas finalizadas al final de los 6 meses de trabajo.

Cáceres agregó que se trabaja de manera conjunta entre el Estado, las organizaciones de la Economía Popular y las familias beneficiarias del Vivienda Semilla“Las familias colaboran dándoles acogida a las cuadrillas de trabajadores y trabajadoras, compartiendo las herramientas de trabajo, comprometiéndose a tener los materiales de construcción, a tener el lugar en condiciones. Y las y los trabajadores desarrollan su tarea concreta especializada” afirmó.

Un programa laboral y de solución habitacional

El programa Vivienda Semilla plantea disminuir el déficit habitacional de las familias pertenecientes a la franja de población más vulnerable, ofreciéndoles la oportunidad de acceder a una vivienda de 33 metros cuadrados, mediante la financiación de los materiales. La mano de obra corre por parte del beneficiario.

En este sentido, y ante los problemas económicos que pueden surgir en la cambiante coyuntura, muchas familias no tienen los recursos o no tienen el conocimiento en albañilería, plomería, y electricidad para finalizar sus viviendas.

Es en este punto, donde participan los equipos de trabajadores y trabajadoras de la Economía Popular. Cada equipo de trabajo está compuesto por:

  • Un encargado de obra, el cual posee la responsabilidad de que se lleve a cabo la  finalización de 3 casas.
  • Tres cuadrillas de albañilería compuesta por: un oficial albañil, medio oficial albañil y dos ayudantes.
  • Una cuadrilla especializada compuesta por un plomero, un ayudante de plomero, un electricista y un ayudante de electricista.

Rosalía Cáceres destacó que el gobierno a través de la iniciativa genera trabajo, el cual funciona como un ordenador social. “Desde acá acompañamos para que estas cuadrillas, compuestas por jóvenes, por mujeres, puedan avanzar en sus capacidades sociolaborales, en sus capacidades organizativas. También permite empezar a autogestionarse el trabajo y articular de mejor manera con el estado, con los municipios, pero también con el sector privado” agregó.

Es importante destacar que mujeres de la economía popular trabajan en las obras. Por ejemplo, Niria Ledesma forma parte de los equipos de trabajo y explicó que: “siendo mujeres es una experiencia linda que te den una posibilidad, una oportunidad más de decir soy mujer y estoy trabajando en albañilería.

A su vez, añadió que “es la primera vez que nos toca salir así a hacer las casitas estas del programa Semilla y es lindo. Es bueno porque te sentís bien, saber que las familias no tenían el revoque, no tenían una cocina, no tenían el baño, y decir, terminé una casa, es lindo. Los chicos, las familias están felices entonces es lindo, te sentís bien por poder ayudar a alguien.

Por su parte, William Arias es beneficiario de Vivienda Semilla y a su vez, también trabaja en la economía popular: Me hice un oficio prácticamente acá con la gente y he aprendido un montón, estoy revocando con la gente, estamos haciendo los pisos. De todo he hecho un poco, plomería, aprendí de todo haciendo mi casa”.

Detalles de trabajo en el interior y en capital

En Río Cuarto, se está trabajando con 2 equipos de trabajo en 4 barrios: Banda norte; Mi lugar mi sueño 3; Mi lugar mi sueño 4; y Alberdi. En total suman 34 trabajadores y trabajadoras.

En Alta Gracia hay un equipo de trabajo en barrio Parque San Juan, que incluye a 17 trabajadores y trabajadoras de la economía popular.

En Córdoba Capital, se trabaja en 4 barrios a través de 6 equipos de trabajo: La Bonita, La Floresta, Ituzaingó, y Comercial. Hay 142 personas en las obras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *