El tormento de una nena que fue diagnosticada con coronavirus hace 4 meses y que sigue dando positivo

Fue diagnosticada con Covid-19 hace 4 meses y que sigue dando positivo (Archivo) Crédito: El Comercio

Estudia desde tu Casa

Estudia desde tu Casa

La pequeña Forza tiene tan solo 4 años y se despierta gritando, hablando de monstruos que la asustan y de malos médicos que la atormentan. Su madre asegura que la menor ya no presenta síntomas de coronavirus. El problema es que sigue dando positivo a las pruebas. Instituciones sanitarias de Milan, Italia, piden que le haga un test de doble hisopado.

La madre llamó Forza a su hija durante la entrevista con el diario Il Corriere della Sera para cuidar su identidad. “Le digo así porque esto es exactamente lo que mi pequeña niña ha demostrado ser: pura fuerza”.

“Se necesita un hisopado doblemente negativo para liberar a mi hija de manera legal pero ya no quiero someterla a este estrés. La atormentan las pesadillas y se despierta gritando”, contó la mujer al medio italiano. Explica que esto está impidiendo que la niña se desenvuelva con normalidad. Se muestra alterada y hasta presenta episodios de llantos. También está en juego su inscripción al jardín de niños.

¿Qué ocurrió exactamente en su caso?

Forza mostró los primeros síntomas de coronavirus el 19 de marzo, hace cuatro meses. Otros familiares también mostraron síntomas, pero como no eran graves no fueron al médico ni se sometieron al hisopado. A manera de prevención, decidieron aislarse por 14 días.

La alarma inició el 14 de mayo. Aquel día aparecieron manchas en las manos de Forza. “Tenía miedo, en esa semana se hablaba del síndrome de Kawasaki relacionado con Covid en niños”, dijo la madre. Llevaron a Forza al hospital y le realizaron la prueba del hisopado. La pequeña dio doblemente positivo a coronavirus. El test determinó que había desarrollado gran cantidad de anticuerpos contra el coronavirus.

Después le realizaron cuatro pruebas más. “Todas dieron resultados contradictorios: débil, negativa, positiva”, dijo confundida la madre. Agregó que los procedimientos resultaban demasiado invasivos para su edad. Explicó que se incomodaba demasiado cuando la inmovilizaban para introducir los hisopos en la nariz y boca.

Para la madre resulta todo complicado porque durante estos meses Forza cambió su comportamiento. Antes era una niña dulce y afectiva. Ahora es temerosa y distante. Evita contacto con las personas y no quiere subir al auto. Por tal motivo, decidió no someterla más a otra prueba de coronavirus.

La madre asegura que ha contactado a varias autoridades de salud que aseguran que Forza no representa un riesgo. “Todos me han confirmado que la niña ya no es contagiosa, pero nadie asumió la responsabilidad de liberarla”, asegura.

Por: El Comercio (Perú)
Fuente LN+

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *