Datos del INDEC – La pasión argentina de pagar en efectivo

Casi el 70% del consumo local se abona en efectivo. El mayor desembolso corresponde a alimentos y bebidas no alcohólicas.

A pesar de la mayor bancarización de la economía, la forma de pago predominante utilizada por los hogares para adquirir bienes y servicios es el dinero en efectivo: casi el 70% del gasto se realiza de esta forma. Sólo el 8,4%, se realiza con tarjetas de débito; el 11% se financia con tarjeta de crédito y el 4,8% se realiza a través de la plataforma de homebanking, transferencia bancaria o por débito automático.

En el rubro alimentos, más del 80% del gasto se efectúa en efectivo. El 35% del gasto en alimentos se realiza en negocios especializados , como panadería, carnicería, verdulería ; el 25,2%, en supermercados; y el 19,3%, en autoservicios.

A su vez, los montos de las compras realizadas a través de internet representan un porcentaje muy pequeño (3,5%) del gasto de consumo total. Sin embargo, el uso de internet está extendido en algunos gastos, como transporte de media y larga distancia (51,7%) y turismo (36,4%).

El negocio continúa siendo el lugar predominante donde se efectúa la mayor proporción del gasto: casi el 95% del gasto de consumo se realiza directamente en los locales. La importancia creciente de las compras vía telefónica y por internet solo se refleja en la CABA, la única jurisdicción en la que se observa que un monto levemente superior al 10% del gasto se realiza a través de estas modalidades.

Todos estos datos son del INDEC y surgen de la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares 2017-2018 difundida días atrás.

El Informe agrega “que existe una relación entre la forma de pago y la finalidad del gasto”. La mayor parte del gasto que realizan los hogares en Alimentos y bebidas no alcohólicas (82,5%), en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (78,7%) y en Restaurantes y hoteles (80,7%) se realiza en efectivo.

En tanto, la tarjeta de crédito tiene relativa importancia en los rubros Prendas de vestir y calzado (29,2%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (29,3%) y Recreación y cultura (cines, teatros, espectáculos deportivos, etcétera) (23,9%). El pago a través de homebanking tiene alguna relevancia en el gasto en Educación, Recreación y cultura, Salud, y en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles”.

Estos datos difieren por regiones. “En las regiones del Noroeste y Noreste, alrededor del 80% del gasto de consumo que realizan los hogares se realiza en efectivo. Por tal motivo, la presencia del uso de tarjetas de débito y crédito, así como las transferencias, homebanking o el débito automático es menor a la media nacional.

Por el contrario, en las regiones de GBA y Patagonia, es donde existe una mayor representación de los medios electrónicos y de financiamiento: un tercio del gasto se realiza a través de tarjetas de débito, crédito y transferencias. Dentro de la Región Metropolitana, la CABA es la jurisdicción con mayor proporción de gasto realizado a través de tarjeta de crédito, débito, transferencias y homebanking: coincidente con lo anterior, es donde la menor proporción del gasto se realiza en efectivo”.

Más números

Otros datos de la Encuesta marcan que:

• El gasto en Alimentos y bebidas no alcohólicas representa el 22,8% del gasto de consumo de los hogares a nivel nacional. El 14,5% del gasto de consumo se destina a Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, mientras que el 14,4% se asigna a Transporte.

• Patagonia y Gran Buenos Aires (GBA) son las regiones con menor proporción de gasto en Alimentos y bebidas no alcohólicas del país. Noroeste y Noreste, en cambio, son las regiones con mayor peso de este rubro.

Inquilinos

• Los hogares inquilinos destinan el 28,3% de su gasto de consumo a rubros relacionados con la vivienda: 13,8 puntos porcentuales más que la media nacional.

• El régimen de tenencia de la vivienda es determinante en la estructura de gastos de los hogares, ya que los que no son propietarios y alquilan, deben destinar una porción significativa de su presupuesto familiar a los gastos de la vivienda (principalmente el alquiler) y servicios asociados a ella. Los hogares inquilinos, que representan el 18,7% del total del país, destinan el 28,3% del total del gasto de consumo a este rubro, mientras que en los hogares propietarios alcanza el 10,7%.

Salud

• Los hogares que no tienen adultos mayores de 65 años y más, destinan el 5,1% del gasto de consumo a Salud. Este número asciende al 9,5% para hogares con un adulto mayor y a 14,2% cuando hay dos y más adultos mayores en el hogar.

• El 74,2% de los hogares tiene alguna cobertura de salud en forma de obra social obligatoria o contratación privada. En los hogares donde se abona una cobertura de salud privada (prepaga), la proporción del gasto en este rubro es casi el doble respecto de quienes solo poseen una obra social obligatoria.

• En los hogares con adultos mayores —en comparación con las de un hogar promedio— la incidencia del gasto en Salud, que incluye tanto la compra de medicamentos, prótesis y otros gastos relacionados, como el pago de cobertura privada, es mayor. En los hogares con un adulto mayor, el gasto en Salud representa el 9,5% del presupuesto, mientras que en los hogares con más de un adulto mayor alcanza el 14,2%.

• En el presupuesto de los hogares de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano se observa un mayor peso del gasto en Salud debido a que el 15,2% de su población paga una cobertura privada a través de una prepaga. También el gasto en Educación alcanza el 4,3% en la región metropolitana, casi el doble que lo registrado en el resto de las regiones, lo que podría explicarse por la proporción de personas que asisten a establecimientos educativos de gestión privada (33,5%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *