Consejos de alimentación para unas fiestas saludables

  • Durante las fiestas, familias y amigos se preparan para reunirse y celebrar. Este momento constituye una oportunidad para incorporar opciones de alimentación saludables.

La idea de comensalidad remite al hecho de comer y beber juntos alrededor de una misma mesa y tiene que ver con las actitudes o las cuestiones vinculantes relacionadas a la alimentación. En este sentido, desde el equipo de la Mesa de Obesidad del Ministerio de Salud explican que la preparación de las comidas junto a otros -especialmente con niños, niñas o adolescentes- es un momento oportuno para compartir conocimientos en torno a los alimentos y promover hábitos más sanos.

La manera de vincularse interpersonalmente es también un factor importante al momento de tomar decisiones al momento de comer. Por eso, durante las fiestas, propiciar el diálogo en la mesa y evitar el uso de pantallas ayuda a elegir de manera consciente los alimentos y las cantidades. Si hay niños y niñas, organizar un rincón de juegos que les resulte entretenido favorece que la atención esté centrada en los vínculos.

Dentro de las principales recomendaciones, los especialistas de la Mesa de Obesidad sugieren elaborar preparaciones caseras que contemplen las situaciones de salud de todos los comensales y, en general, elegir opciones con verduras, frutas y poca sal.

También, explican que es preferible evitar llenar el plato por completo, insistir en terminarlo u ofrecer una segunda ración si los comensales se encuentran satisfechos. Al momento del postre, es preferible proponer preparaciones dulces que contengan frutas frescas, disecadas o frutos secos.

Otra recomendación es colocar de manera visible en las mesas, jarras de agua o jugos naturales sin azúcar. Que estén disponibles también en el momento del brindis, ayuda a evitar o disminuir el consumo de alcohol.

Además, durante estas fechas, es recomendable continuar con la actividad física habitual, tomando las precauciones necesarias para evitar un golpe de calor: beber abundante agua, protegerse del sol y preferir las horas de menor temperatura, como la mañana temprano o al atardecer.

Realizar tareas hogareñas, como limpiar; arreglar el patio; cortar el pasto; utilizar escaleras en lugar de ascensores; bailar con familiares y amigos; compartir juegos, caminatas o paseos al aire libre con los afectos, son algunas alternativas para mantenerse activos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *