Cirugías oftalmológicas de alta complejidad en el Hospital de Villa María

  • Profesionales del Hospital Pasteur realizaron las primeras dos intervenciones denominadas dacriocistorrinostomía endoscópica (DCR).
  • Esta cirugía permite restablecer una comunicación entre las vías lagrimales y la fosa nasal.
  • Dos mujeres de 50 años con obstrucción de la vía lagrimal fueron intervenidas y ya recibieron el alta.

A partir del trabajo interdisciplinario de los servicios de otorrinolaringología y de oftalmología del Hospital Pasteur, y la articulación con el sector privado de la región, se llevaron a cabo en el establecimiento público de Villa María las dos primeras cirugías de alta complejidad denominadas dacriocistorrinostomía endoscópica (DCR).

Las intervenciones se realizaron en agosto a dos mujeres de 50 años con diagnóstico de obstrucción de la vía lagrimal con dacriocistitis, quienes ya fueron dadas de alta. Esta patología es una infección del saco lagrimal que puede conducir a la formación de abscesos que provocan un lagrimeo casi constante.

La dacriocistorrinostomía endoscópica (DCR) es un procedimiento quirúrgica de abordaje endonasal, que permite restablecer una comunicación entre las vías lagrimales y la fosa nasal, sin efectuar incisiones en la piel de la cara.

Carolina Picotti, del servicio de oftalmología del hospital, destacó la importancia de este tipo de cirugías en el hospital provincial: “Es una de las cirugías más complejas y costosas de la vía lagrimal, por el instrumental que requiere, por el uso de la vía endoscópica, y por la articulación entre oftalmólogos y otorrinolaringólos”.

Los especialista sostienen que la intervención ofrece ventajas en relación a una cirugía convencional, entre las que enumeran una menor tasa de complicaciones y menor tiempo de operación, pues se evita la manipulación del musculo orbicular del ojo.

Por el contrario, el procedimiento quirúrgico convencional «por vía externa no endoscópica significa cicatrices en la cara y la posibilidad de lesiones en el músculo orbicular de los párpados; además de un posquirúrgico doloroso y de varias semanas”, puntualizó Picotti.

El trabajo interdisciplinario en estas cirugías implicó la participación del servicio de oftalmología en la indicación de la necesidad de la intervención quirúrgica, la exploración rinológica por parte del servicio de otorrinolaringólogo y las pruebas de imagen para precisar las modalidades quirúrgicas; y el aporte de aparatología por parte del sector privado de la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *