Balnearia: “Milagro” Apareció la Medalla de la Piedra Fundamental a un día de la Fiesta Patronal

La Medalla de la Piedra Fundamental de la Parroquia San José apareció a pocas horas de celebrarse las Fiestas Patronales.

El mensaje llegó a tempranas horas de este jueves 18, el audio con la voz del Padre Daniel Hidalgo decía: “San José nos envió una señal clara de que esta con nosotros y nos acompaña”.

La medalla se encontraba debajo de la piedra fundamental cuando se comenzó a construir la Iglesia y la hallaron 10 años después, luego de que se realizaran trabajos de remodelación y terminara perdida.

Fue descubierta por constructores que estaban realizando trabajos en el lugar, “estaba debajo de una piedra, seguramente la piedra fundamental” relataba el Padre Daniel en el audio.

Hoy será entregada a la Parroquia y estará al cuidado hasta su restauración.

Significado: “Piedra Angular o Fundamental”

En la tradición cristiana, el simbolismo de la “piedra angular” se basa en este texto: “Piedra que rechazaron los constructores se ha convertido en piedra de ángulo” (Salmo CVIII, 22; San Mateo, XXI, 42; San Marcos, XII, 10; San Lucas, XX, 179), o, más exactamente, “en cabeza de ángulo” (caput anguli). Lo extraño es que este simbolismo casi siempre se comprende mal a consecuencia de una confusión que se hace comúnmente entre esa “piedra angular” y la “piedra fundamental”, a la cual se refiere este otro texto más conocido aún: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Mateo 16, 18). Tal confusión es extraña, pues desde el punto de vista específicamente cristiano equivale de hecho a confundir a San Pedro con Cristo mismo.

La “piedra fundamental” es aquella que se pone primero, al comienzo mismo de la construcción de un edificio (y por eso se la llama también “primera piedra”). Según el ritual operativo, esta “primera piedra” es, según lo hemos dicho, la del ángulo nordeste; las piedras de los demás ángulos se colocan posterior y sucesivamente según el sentido del curso aparente del sol, es decir, en el sudeste, sudoeste, noroeste. ¿Cómo, pues, podría ser rechazada durante la misma construcción? Para que sea así, es preciso, al contrario, que la “piedra angular” sea tal que no pueda encontrar aún su ubicación. En efecto, según veremos, no puede encontrarla sino en el momento de acabarse el edificio íntegro, y así se convierte realmente en “cabeza de ángulo”.

     La “piedra fundamental” (foundation-stone) puede ser llamada adecuadamente, en cierto sentido, una “piedra de ángulo” (corner-stone), según se lo hace habitualmente, puesto que está situada en un ángulo o en una esquina (corner) del edificio; pero no es única como tal, pues el edificio tiene necesariamente cuatro ángulos; y, aun si se quiere hablar más particularmente de la “primera piedra”, ésta no difiere en nada de las piedras de base de los demás ángulos, salvo por su situación, y no se distingue ni por su función ni por su forma, puesto que no es, en suma, sino uno de cuatro soportes iguales entre sí. Podría decirse que una cualquiera de las cuatro corner-stones “refleja” en cierto modo el principio dominante del edificio, pero no podría de ninguna manera ser considerada este principio mismo. Por otra parte, si realmente de esto se tratara, ni siquiera podría hablarse lógicamente de “la piedra angular”, pues, de hecho, habría cuatro; aquélla, pues, debe ser algo esencialmente diferente de la corner-stone entendida en el sentido corriente de “piedra fundamental”, y ambas tienen en común solamente el carácter de pertenecer al mismo simbolismo “constructivo”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *