Desigualdad en la aplicación del código de convivencia

Estudiá en Balnearia

Desigualdad en la aplicación del código de convivencia

En Brinkmann sancionan al comercio, en Morteros a las víctimas
Una misma legislación sobre hechos similares tiene resoluciones diferentes tanto desde la actuación policial como judicial, como así también municipal. En Morteros se preservó a los comercios y penalizaron a las víctimas. En Brinkmann las víctimas fueron preservadas y se hizo cesar el delito clausurando a los comercios.

El mismo fin de semana en Brinkmann y Morteros la policía llevó a cabo control de alcohol en adolescentes menores de edad en dos locales. En Brinkmann los locales fueron clausurados, pero no fueron detenidos los adolescentes. En Morteros los adolescentes fueron detenidos, mientras que los locales siguieron funcionando sin ningún tipo de inconvenientes.
En Brinkmann, tres adolescentes de entre 15 y 17 años de edad se encontraban en la vereda frente a Maxi Kiosco «Pekes» consumiendo bebidas alcohólicas, resolviendo la clausura por siete días del local y una multa de 773 pesos. En otro local conocido como el «Frontón», ubicado sobre calle Almirante Brownn el que había sido alquilado para un evento familiar, constataron la presencia de unos 30 jóvenes, de los cuales 8 tenían entre 16 y 17 años, procediendo a la clausura preventiva del local. En estos casos tomaron intervención los jueces Jorge González y Roberto Bertola.
En Morteros en el local bailable «La Base», donde se realizaba un danzante estudiantil detuvieron a una adolescente que estaba consumiendo bebidas de un balde junto a otros jóvenes y al dar positivo el control de alcoholemia. En Bv Belgrano al 650 donde funciona Down Town, observaron en la pista a una adolescente menor de edad que se encontraba con otros amigos con una jarra con bebida, constatándose que se encontraba alcoholizada por lo que fue trasladada a la sede policial. En ambos casos según la información del titular de la comisaría Morteros quien habría dado las órdenes para que se proceda sería la Ayudante Fiscal María Sticca.
Siete días más tarde nuevamente en Brinkmann al tomar licencia el titular de esa comisaria, se hace cargo el jefe de la comisaria Morteros, cambiando la aplicación de la legislación al realizar un control en local bailable Morocco, ubicado en Giaveno esq. Bv. Belgrano, donde constataron un adolescente estaba consumiendo alcohol, el que fue trasladado para después ser entregado a sus padres, mientras el local siguió funcionando y vendiendo son inconvenientes, sin que sea clausurado como ocurrió antes.
En todos los operativos realizados por la policía y el municipio se aplicó según lo informado en los partes de prensa el artículo 55 de la Ley ¹ 10326, Código de Convivencia Ciudadana de la provincia de Córdoba, el que específicamente establece «la prohibición de expendio o consumo de bebidas alcohólicas a menores. Los propietarios o responsables del expendio de bebidas alcohólicas, cualquiera sea su graduación, como el que facilitare o instigare su consumo a menores de dieciocho (18) años de edad serán pasibles de las siguientes sanciones, según co-rresponda: a) Clausura del local por treinta (30) días en la primera ocasión y arresto de hasta quince (15) días, y b) En caso de reincidencia clausura definitiva del local y arresto por treinta (30) días. En el caso de que se expendan bebidas alcohólicas o se facilite o instigue su consumo a menores de catorce (14) años de edad, los propietarios o responsables del lugar serán sancionados con arresto de treinta (30) días y la clausura definitiva del local. Iguales sanciones corresponderán cuando se tolerare el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los menores aunque aduzcan haber ingresado a los locales con ellas en su poder.
El referido artículo prohíbe el consumo y el expendio, pero establece sanciones para quienes entregan la bebida a las y los adolescentes, poniendo en evidencia una vez más, como en Morteros la decisión política es defender el comercio en lugar de la vida de los y las adolescentes, advirtiendo en Brinkmann un cambio de posición en este sentido, por lo que es importante resaltar este cambio real y concreto desde la acción.
El artículo 124 establece que cuando se encuentren a menores de 18 años en estado de ebriedad o bajo el efecto de estupefacientes, psicofármacos o cualquier otra sustancia, la autoridad policial los deberá trasladar a un establecimiento sanitario o terapéutico y deberá dar inmediata intervención a la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, en ninguno de los casos se habría actuado de acuerdo a este artículo, pero es preocupante la política represiva aplicada en Morteros, al ser trasladados a la dependencia policial la piba y el pibe cuando la referida Ley no lo establecería en ningún momento. Es importante que se analice si quienes tienen la responsabilidad en representación del Estado de hacer cumplir la ley, no están violando derechos convencionales adheridos por nuestra Constitución.
Según los especialistas los jóvenes que se inician a edades tempranas en el consumo de alcohol aumentan sus posibilidades de llegar a ser alcohólicos y adictos a otras sustancias para en poco tiempo comenzar a tener problemas de conductas, llegando en los casos de mayor vulnerabilidad a cometer delitos. Con acciones como en Morteros que protegen al negocio antes que a la vida de los y las adolescentes lejos estamos de un cambio para construir una sociedad más segura.

© Regionalisimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *