Distinguieron a policías que arrestaron a peligroso delincuente buscado por Interpol

Estudiá en Balnearia

La detención se produjo el día 13 de mayo en la localidad de Balnearia. Tres efectivos se encargaron de recabar datos y seguir de cerca al sujeto hasta la llegada de la Policía Federal e Interpol.

El hombre identificado como Rodrigo Martín Del Coro Igarzábal se había mudado a la pequeña localidad de nuestro Departamento para pasar desapercibido. Había planeado y ejecutado diversos secuestros, hasta el de su propio hermano.

De izquierda a derecha: el oficial principal José María Castro, los sargentos Carlos y Ariel Chávez.

“Dio la casualidad que este hecho repercutió porque era una persona buscada internacionalmente, pero en realidad no difiere del trabajo que hacemos diariamente”, reconocieron el oficial principal José María Castro, el sargento 1ro Ariel Chávez y Carlos Chávez, los tres efectivos que participaron activamente con trabajos de seguimiento e investigación sobre Rodrigo Martín Del Coro Igarzábal (38), un hombre que figuraba con “alerta roja” en Interpol, la mayor organización Internacional de Policía Criminal que cuenta con 194 países miembros, por lo cual es uno de los organismos más grandes del mundo.

La cuestión es que Del Coro Igarzábal (38), alias “Tincho”, es hijo del dueño de la inmobiliaria DIC con varias sucursales en Buenos Aires, y estaba prófugo hacía ocho años acusado de comandar una asociación ilícita y de “entregar” a los clientes de la firma para que sean asaltados. Se refugiaba en la tranquila localidad de Balnearia donde trabajaba como chef en hoteles y eventos.

Ayer en el acto de conmemoración por el día de la Policía provincial, los tres efectivos que participaron activamente de la detención de Del Coro Igarzábal fueron distinguidos por sus labores y dialogaron con El Periódico sobre cómo desarrollaron la tarea de arrestar a este peligroso sujeto.

“Nadie sabía nada de él”

“Nos ingresó el dato de que esta persona estaba residiendo hacía un tiempo en la localidad y trabajaba en distintos lugares, pero resultaba llamativo que nadie sabía nada de él ni conocía nada de este sujeto”, comenzó relatando el oficial principal José María Castro.

Rodrigo Martín Del Coro Igarzábal (38) usaba su segundo nombre en los lugares donde trabajaba. 

Desde entonces a finales de abril de este año la Policía de Balnearia puso el foco en “Tincho” y comenzaron las indagaciones. Y no fue necesario ahondar tanto, con solo colocar su nombre en la lista de hombres buscados, aparecía en la lista “roja de Interpol” y no solo eso, también figuraba en numerosas noticias de medios periodísticos a nivel nacional.

“Con esta información-agregó Castro- contactamos a gente de la Federal para que nos hagan el nexo con Interpol que a los pocos días nos llamaron. Les comentamos de la situación y corroboran que esa causa estaba archivada, pero que era imperiosa su captura”, agregaron los policías de Balnearia.

Trabajo de detectives

Desde entonces los sargentos Chávez-que no son parientes pero ambos residen en el pueblo- comenzaron las tareas propias de los detectives televisivos. “Mientras ellos-Policía Federal e Interpol- armaban una comisión para viajar a Balnearia, nosotros hicimos toda la parte de investigación, averiguaciones, sacar fotos, realizar un seguimiento sobre este sujeto, prácticamente nos tuvimos que hacer amigos íntimos para que no desconfiara”, confesaron.

Estudiaron todos sus movimientos, horarios en los que salía, en qué vehículos se movía, los lugares que frecuentaba, en los que solía trabajar. “Prácticamente lo seguíamos casi todo el día en un auto de civil, parábamos a dos o tres cuadras del domicilio donde él de una novia. Tenía horarios fijos en los que salía y durante varias horas no se dejaba ver”, contó el sargento Carlos Chávez.

La detención

Hacía ocho años que “Tincho” era buscado por el fiscal Gastón Garbus de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Martínez-Buenos Aires-, en el marco de una causa caratulada como “asociación ilícita y robo calificado” y que lo tenía como presunto “entregador” de la víctimas que eran asaltadas por la bautizada “banda de la inmobiliaria”.

El 13 de mayo la comisión de la División Investigación Federal de Fugitivos perteneciente al área de Interpol de la Policía Federal Argentina (PFA) arribó a la localidad de Balnearia y con las instrucciones de los agentes locales, detuvo a Rodrigo Martín Del Coro Igarzábal.

“El día de la aprensión lo sorprendimos mientras regresaba a su hogar e inmediatamente lo arrestamos, no opuso resistencia-recordó Chávez-. Sí le sorprendió y comentó que venía haciendo su vida normal, pensaba que su causa estaba prescripta”.

“Creía que ya no lo buscaban o que la causa estaba prescripta. No usaba identidad falsa pero trabajaba como chef con su segundo nombre, Martín. Se hacía llamar ‘Tincho’ y tenía un ‘food truck’ que promocionaba por Facebook y con el que preparaba comidas para hoteles, festivales y eventos”, había revelado una fuente judicial.

 

El día de la detención con personal de Policía de Córdoba y de la División de Interpol de Policía Federal

Reconocimiento

Los tres efectivos se mostraron sorprendidos por la repercusión que tomó la causa, “era algo raro para un pueblo chico que aparezca una persona buscada internacionalmente”, comentaron.

Sin embargo aseguraron que fue un hecho más de una labor que realizan diariamente: “Dio la casualidad que repercutió en la prensa de todo el país pero todos los días tenemos que lidiar con casos que no difieren mucho de este y forman parte de nuestra tarea cotidiana.

Los agentes de Balnearia fueron reconocidos ayer en el acto de la Policía.

Extenso prontuario

La investigación del fiscal Garbus se inició el 13 de diciembre de 2010 con un robo boquetero en la galería Paseo de Alvear de Martínez, donde una banda accedió a una casa de ropa, a una de bijouterie y a una joyería donde violó una caja fuerte y robó siete kilos de oro.

A raíz de una huella digital, identificaron a un miembro de la banda y gracias a que se le intervino la línea telefónica, el fiscal y la policía descubrieron que esta misma organización también se dedicaba a cometer todo tipo de asaltos violentos.

En las escuchas, los investigadores descubrieron las conexiones de la banda con Del Coro Igarzábal, uno de los hijos del dueño de las inmobiliarias DIC, y con otro empleado de la firma, Sebastián Emiliano Arias (37), quienes actuaban como “entregadores”.

En la investigación -que contó con varios meses de escuchas directas-, se detectaron al menos tres hechos “entregados” desde la inmobiliaria, de los cuales algunos se concretaron y otros fueron frustrados.

Cuatro son los asaltos que le atribuyeron a la denominada “banda de la inmobiliaria” que, según la acusación, tenía como uno de sus organizadores y “entregadores” a Rodrigo Martín del Coro Igarzábal.

El primero de los casos ocurrió el 7 de febrero de 2011 contra un hombre domiciliado en San Isidro que iba a recibir una importante cantidad de dinero por una operación inmobiliaria, pero como se trabajaba con escuchas directas, se evaluó el riesgo que podía correr la víctima y la policía montó un operativo saturación que obligó a la banda a abortar el golpe.

El 1 de marzo siguiente fue el turno de una mujer de 55 años con domicilio en Carapachay, partido de Vicente López, que acababa de cobrar 50.000 dólares de un boleto de compra-venta de una propiedad de una operación realizada en una de las sucursales de DIC. Los delincuentes la asaltaron en su casa pero finalmente se trató de una tentativa de robo porque no encontraron el dinero.

El 23 de marzo del mismo año, cuatro delincuentes armados que se movilizaban en dos autos asaltaron frente a su casa de Martínez a un hombre de 71 años que llegaba de cobrar 50.000 dólares de una de las sucursales de la inmobiliaria, pero los ladrones se equivocaron de maletín y en vez de llevarse el que contenía el dinero, robaron otro con documentación.

Un cuarto hecho que se le atribuye a la banda ocurrió la madrugada del 26 de marzo de 2011 en la localidad de San Antonio de Areco, donde cinco delincuentes ingresaron a la casa de un contratista de 59 años a quien le robaron 10.000 pesos, joyas, cinco celulares, una laptop y una moto marca BMW.

En abril de 2011 el fiscal de Martínez Gastón Garbus realizó múltiples allanamientos en los que terminaron detenidos varios integrantes de la banda, pero Del Coro Igarzábal logró mantenerse prófugo durante ocho años, oculto en la localidad de Balnearia.

el-periodico.com.ar

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *